martes, 24 de abril de 2012

Pétalo carmesí, flor blanca


 Reseña remitida por Pucho Méndez.

Estamos en el último cuarto del siglo XIX y estamos en Londres. En esta época victoriana, en la que la lucha por la supervivencia es heroica, y en la que la miseria el hambre la suciedad, y la mugre contagiosa es lo que abunda, nos encontramos con William Racham, caballero educado en Oxford y uno de los pocos privilegiados que viven en la opulencia y que disfrutan de todos los placeres inimaginables. 
Así comienza esta muy buena novela de Michel Faber, “folletón” de mas de mil páginas, y que nos implica en todo el proceso novelado como si fuéramos uno más de los participantes en esta aventura. Es sorprendente, cómo entramos en la vida de “Sugar”, joven puta , iniciada en la profesión con la “ayuda incondicional” de su madre, y en la que adivinamos a una joven que con valor, desparpajo e inteligencia, dispuesta a someterse “a lo que sea “ con tal de lograr una salida de una vida que se augura corta y enfermiza , como las más de sus colegas.
Repito la novela es francamente buena y se te hace corta, los personajes son los que realmente creemos que existieron en aquella época y superando algunas fases difíciles de creer, como el llegar a ser institutriz en Inglaterra viniendo de la “puta calle” , lo demás está muy bien contado y vivido , y al final nos deja un gusto más dulce que amargo, pues siempre queda una esperanza de sobrevivir al trato dominante e injusto.