martes, 10 de julio de 2012

La mancha humana: Roth no decepciona

 Un hombre y un secreto. Una doble vida y escándalo absurdo que lo empuja al abismo. Philip Roth desemascara en la mancha humana la farsa del american way of life.
De telón de fondo el escándalo Lewinsky que amenaza con derrocar al presidente Clinton. Sobre el escenario, Coleman Silk, decano de universidad,  sucumbe ante el puritanismo más drástico y cobarde, por una expresión poco afortunada. Un frase que desata unas fatales consecuencias.
 Silk es un hombre de varias caras. Su misma esencia es una falsedad, una gran mentira que solo conoce su amante secreta. Sus cuatro hijos, su mujer, su amigo el escritor (el alias de Roth siempre presente en sus novelas), sus colegas, viven en la completa ignorancia. Afrontan el futuro y actúan en el presente sin conocer la pieza clave sobre la que se sustentan sus vidas.
Un libro que nos cautiva desde las primeras líneas y que nos traslada a una América mojigata que tras lapidar a Clinton pretende imponer su espíritu metodista. Es el auge de lo políticamente correcto.
Roth con su magistral estilo nos conduce por un laberinto de sentimientos tan reales y sinceros que nos hacen sufrir con las contradicciones y reír con las ironías de Silky. Sus historias de amor nos enternecen y sus arrebatos de ira nos hacen compadecerle.
Para completar el estilo más puro USA, Roth incluye a un personaje clásico: el soldado retornado de Vietnam. No podía faltar, con sus traumas y sus fobias. Y también la hija de un rico echada a perder...
En fin, la novela tiene de todo, amor, peleas familiares, ambición profesional, guerra, sexo... pero sobre todo tiene calidad. Sus vueltas, sus meandros, sus reflexiones, su ácida crítica. Es pura literatura. Roth no decepciona.

Ah! Y también han hecho una película.