sábado, 3 de noviembre de 2012

Fin de Semana en Salamanca, con visita a La Alberca

Si tienes la oportunidad de acercarte un fin de semana a Salamanca antes de que empiece el verdadero frío no lo dudes. La maravillosa ciudad combina una oferta cultural y gastronómica difícil de igualar. Aquí te dejo una guía de los pasos que seguí y con los que yo disfruté.

Viernes. Llegada a Salamanca por carretera. Nos alojamos en un magnifico hotel, el Palacio de San Esteban,  un establecimiento de cinco estrellas que presenta ofertas muy interesantes en esta época del año. Es un edificio maravilloso situado en pleno centro histórico de la ciudad y con un servicio esmerado como corresponde a un hotel de esta categoría. Una restauración cuidada y una decoración moderna nos harán sentir como reyes.
El primer contacto con la ciudad es un paseo nocturno admirando las piedras doradas e iluminadas hasta el restaurante Casa Paca. Comida tradicional y muy abundante. Habrá que dar otro paseo al terminar para ayudar a la digestión.

Sábado. A primera hora visitamos una secadero de jamón en Guijuelo. Visita que además de instructiva es alimenticia ya que finaliza con una degustación de los fabulosos embutidos de la zona. También recibimos una clase práctica de corte de jamón.  El jamón de mejor calidad puede tardar hasta seis años en estar listo para salir al mercado.
Tras el tentempié nos encaminamos hacia el pueblo de La Alberca, a donde llegaremos a la hora de comer. La cantina de Elías  en la entrada del pueblo nos sorprende con magníficos chuletones. Tras la pitanza el recorrido por este pueblo maravilloso que parece sacado de los alpes suizos. Las casas enmarcadas en madera y con los balcones llenos de geranios son encantadoras. Alli vivieron muchos musulmanes y judíos cristianizados y en cada dintel de entrada hay una cruz o una mención a Cristo, para que no se dudara de su buena fe al abrazar la religión. Puestos callejeros donde comprar miel, castañas, almendras garrapiñadas y chucherías para turistas. Cae la tarde y retornamos a Salamanca para tomarnos un descanso ante de atacar la noche.
Esta noche para cenar optamos por algo menos clásico. Nos decidimos por la cocina innovadora de La Hoja 21. No no equivocamos. Sutil, sabrosa y .. ligera (que ya hace falta).
Tras la cena y antes de regresar al hotel paseo nocturno por la Plaza Mayor donde los turistas y los estudiantes de Erasmus son legión. Especial mención para el pub Camelot, en los bajos de un convento, al parecer fue una iglesia.  Un día bien aprovechado.

Domingo. A las diez ya estamos listos para recorrer la Salamanca monumental.
1. Será en su Plaza Mayor donde empezaremos a recorrer esta ciudad patrimonio de la humanidad. Como curiosidad conserva una imagen de Franco.
2. Desde aqui, y cuando te hayas hartado de admirar la plaza, puedes salir por el Corrillo y seguir por la Calle Meléndez, enseguida llegarás a la Casa de las Conchas. Debe su nombre a las más de 300 conchas representadas en su fachada. Es interesante pasar al interior y ver cómo eran las viviendas.
3 A continuación, doblando la esquina de la Clerecía, sigues por la Calle Libreros, y a pocos metros está la fachada de la Universidad, donde podrás buscar la rana sobre la calavera. Cuenta la leyenda que el estudiante que vaya a estudiar a Salamanca y encuentre la rana en la fachada de la Universidad, tendrá suerte y aprobará los exámenes.También dicen que si la ves volverás a la ciudad.
4 Prácticamente en la trasera de la Universidad están las Catedrales, la Nueva y la Vieja. Puedes ver el Astronauta y al mono comiendo un helado de tres bolas en la fachada de la Nueva. Esta imagen se hizo en el S.XX, con motivo de una restauración y como símbolo de la época en que se realizó. La Catedral Vieja, anexa a la Nueva, conforma con ésta el conjunto conocido como Patio Chico, de gran belleza. Es muy recomendable pagar la entrada para subir a la torre. Podrás acceder a los tejados de la catedral y tener una vista insólita de la misma.
5 A escasos metros, está el Huerto de Calisto y Melibea. Se halla en el lugar en que se cree que Fernando de Rojas ubicó el encuentro de los protagonistas y el escenario del trágico desenlace de la novela "La Celestina". Desde allí se puede contemplar la Muralla, el río y las Catedrales, entre otros. Bonita foto.
6 Volvemos a la Plaza mayor para reponer fuerzas en el restaurante Don Mauro.  Allí puedes tapear o hartarte de comer otra vez. Si tu estómago aguanta.
Hora de emprender el regreso. El fin de semana acabó. Qué se le va a hacer. Ya habrá nuevas rutas.


Si te sirve de ayuda, me hará feliz que me dejes un comentario.