viernes, 14 de septiembre de 2012

Risa en la oscuridad: persiguiendo a Lolita

"Cierto individuo-dijo Rex cuando doblaba la esquina con Margot- perdió una vez en alta mar un gemelo de brillantes, y veinte años después, exactamente el mismo día (un viernes, me parece), le sirvieron para cenar un gran pescado..., pero no había ningún brillante dentro. Eso es lo que me gusta de las coincidencias". Esta pincelada de corte surrealista es de las que enamoran y hacen sonreír. Si estás sonriendo hazte con el este libro del genial Vladimir Nabokov y te adentrarás en el clásico juego del triángulo amoroso. Margot (predecesora de su inmortal Lolita) será la tentación  en la que el aburrido Albinus caerá y por la que abandonará todo. Una pasión ingenua que tendrá que pagar muy cara.
La historia es una más y los personajes los clásicos. Nabokov nos lo advierte desde la primera línea: >Érase una vez un hombre llamado Albinus, que vivía en Berlín, Alemania. Era rico, respetable, feliz  Un día abandonó a su mujer por una amante joven; amó; no fue amado, y su vida acabó en un desastre>. 
 Pero todo pasa a segundo plano cuando empiezas a leer. Sus figuras literarias, sus imágenes, su dominio del lenguaje, su fino humor (-"¿Ha leído usted a Tolstói? -¿Tostón?-preguntó Dorianna Karenina- No ¿Por qué?), su crueldad... todo llega a nosotros con precisión quirúrgica. Qué importa ya todo lo demás... 
Solo nos queda aguzar el oído para escuchar esa Risa en la oscuridad con la que se burlan del que vive persiguiendo a Lolita. ¿La oyes?