martes, 24 de julio de 2012

Más sombras que luces, pero qué calor: Cincuenta sombras de Grey

Y al final caí en la tentación. Pudo más la  curiosidad que la voluntad... y sí, leí Cincuenta sombras de Grey, el porno para mamás... Y qué decir que no se haya dicho ya. Pues que es una novela rosa,tipo Corin Tellado, con multimillonario, niña virgen enamorada y mucho lujo, a la que se le han añadido escenas de sexo sado.maso muy tórridas. Eso es todo. La novela no es que se mala, es que es malisima, pero.... y en este pero está el quiz de la cuestión, es capaz de presentar un asunto tan insólito como las relaciones sexuales basadas en la violencia y la sumisión, alejándolas del tono soez y convirtiéndolas en material altamente sensible...
Entiendo perfectamente cual ha sido el secreto de su éxito, ya que apela a los instintos más primarios de las mujeres, lo que no es corriente en la literatura y además... acierta. Pero me preocupa el trasfondo absolutamente machista y dominante en el que se plantean las relaciones de esta pareja ficticia. Espero que los hombres que la lean no asimilen que las mujeres deseamos este tipo de relación en la realidad: una cosa es leerlo, es la fantasía y otra muy distinta la realidad.
Todas las mujeres con las que he comentado esta novela me han dicho: <yo a mi pareja no se la dejo ni mirar, no vaya a emocionarse demasiado...>.
En fin, esto no es literatura, pero puede dar animación a las noches de verano ... ;)