jueves, 7 de junio de 2012

Un príncipe americano: Philip Roth

Cuando a uno de mis autores favoritos le dan un premio destacado también me siento algo premiada.Ya se que es una tontería, pero en cierto sentido comparto la alegría del premio Príncipe de Asturias a Philip Roth. Ya he comentado en el blog algunas de sus obras que más me han gustado como la magnífica Pastoral Americana, o la tremenda Indignación. Hoy me gustaría añadir a la lista La conjura contra América.  Esta es una obra de historia-ficción. Roth reescribe la historia partiendo de la realidad pero relatando una  nueva versión de los hechos. Así  nos sitúa en las elecciones americanas de 1940, en las que  Franklyn Roosevelt habría sido derrotado.  El vencedor sería un fanático aislacionista y antisemita: el aviador Charles Lindbergh. En Europa, Hitler está en pleno apogeo. Los judíos norteamericanos empiezan a sentir en su propia piel  los terrores del nacismo.
La historia que pudo ser y no fue resulta aleccionadora. Sobre todo desde el angulo narrativo que Roth nos ofrece: la mirada atónita de un niño judío americano de 9 años. Un niño que ve como poco a poco su familia y las de sus amigos y vecinos se ven vencidas por las nuevas circunstancias. El desvalimiento general, el miedo, la valentía de algunos y las terribles consecuencia de sus decisiones. Todo pasa por la mirada de este Roth niño que observa, aunque a veces no es capaz de comprender. Pero nosotros sí comprendemos: Roth es un genio.