sábado, 7 de junio de 2014

" Antigua Luz" de John Banville‏; una novela, dos visiones

Visión femenina

Una Lolita a la inversa o una nueva Mrs Robinson. En eso pensé cuando leí las primeras reseñas sobre esta novela. Una historia que fascinaría a un hombre y que tal vez decepcionaría a una mujer. Qué malos son los prejuicios! 
Hay una entrañable relación erótica entre una mujer madura y un adolescente fascinado. Una historia del pasado que vuelve a nosotros a través de su protagonista masculino cuando afronta ya el último tramo de su vida. Un hombre que golpeado por la vida mira hacia esa época dorada y reinterpreta lo que pasó. 
Yo pensé en todo momento en ella. En esa mujer madura que inicia está relación con un niño de la edad de su hijo. Una relación que no tiene sentido, que no tiene objetivo, que no valora consecuencias, que no mira al futuro... una huida de la realidad.
Una historia que fascina.

Visión masculina
Remitido por Pucho Méndez
Realmente esto es escribir bien, mejor  que bien, diríamos que magníficamente. El autor nos cuenta la historia de un actor, que en su madurez otoñal, recibe  una propuesta para  protagonizar una película con una joven estrella del momento.  En la trama se mezclan también los recuerdos de juventud de dicho actor, que nos evoca una fascinante, envidiable, y bellísima historia  erótica, que todos hubiéramos querido vivir a los quince años, incluso más tarde. La mezcla de ambas vivencias con los estados de ánimo de la joven actriz y la situación familiar del protagonista, hacen que Banville nos sumerja en lo más profundo y valioso del ser humano, su  capacidad de raciocinio, de entendimiento y comprensión, su capacidad de admitir que la vida siempre puede dar una sorpresa que puede trastocar el valor de lo ya vivido. Muy buena novela en la que nada se desperdicia, y en la que la percepción a los quince años no siempre coincide con la realidad. Esto si es literatura de calidad.

Recupero hoy esta reseña ante el merecido Príncipe de Asturias a Banville. Un premio que comparto como lectora y adicta.