miércoles, 11 de julio de 2012

En Ruta por la Vía de la Plata: de Santiago a Sevilla

Aunque parece que nunca circuló plata por esta vía, si la recorres encontrarás oro. Vente conmigo a hacer este camino por la historia y no te arrepentirás. Eso si, iremos por la sombra...
El Apóstol Santiago nos despide jubiloso, su botafumeiro nos perfuma las ropas para emprender este viaje hacia el sur. Son 893 km de aventura en la carretera, de pasión viajera. Desde Santiago 426 km, unas cinco horas nos separan de Salamanca donde las piedras hablan de cultura.

Primer día: Salamanca: 
1 Su Plaza Mayor nos asombra y su zona de vinos nos reaviva el espíritu. Será en su Plaza Mayor donde empezaremos ha recorrer esta ciudad patrimonioo de la humanidad.
2.Desde aqui, y cuando te hayas hartado de admirar la plaza, puedes salir por el Corrillo y seguir por la Calle Meléndez, enseguida llegarás a la Casa de las Conchas. Debe su nombre a las más de 300 conchas representadas en su fachada.
3 A continuación, doblando la esquina de la Clerecía, sigues por la Calle Libreros, y a pocos metros está la fachada de la Universidad, donde podrás buscar la rana. Cuenta la leyenda que el estudiante que vaya a estudiar a Salamanca y encuentre la rana en la fachada de la Universidad, tendrá suerte y aprobará los exámenes.
4 Prácticamente en la trasera de la Universidad están las Catedrales, la Nueva y la Vieja. Puedes ver el Astronauta en la fachada de la Nueva. Esta imagen se hizo en el S.XX, con motivo de una restauración y como símbolo de la época en que se realizó. La Catedral Vieja, anexa a la Nueva, conforma con ésta el conjunto conocido como Patio Chico, de gran belleza.
5 A escasos metros, está el Huerto de Calisto y Melibea. Se halla en el lugar en que se cree que Fernando de Rojas ubicó el encuentro de los protagonistas y el escenario del trágico desenlace de la novela "La Celestina". Desde allí se puede contemplar la Muralla, el río y las Catedrales, entre otros. Bonita foto.
6 Nos queda volver hacia el Puente Romano.
7 Y de camino, puedes ver la fachada sur de la Casa Lis, una extraordinaria armonía de vidrieras.
8, 9 y 10 Nos toca reponer fuerzas. Vamos de tapas:  Una paradita em el restaurante Montero, para probar su morcilla y suss croquetas (Plaza de Corrillo, 12 www.elmontero.es );  o probar las cocochas y los callos de Casa Paca (Pl. del Peso 10 y San Pablo 1 www.casapaca.com );  o si prefieres algo más innovador dejate caer por el  Tapas 2.0 – Gastrotasca  (Felipe Espino, 1).
Por hoy es suficiente: a dormir.

Segundo día. Cáceres. Sólo 200 km nos separan de Cáceres, así que no hace falta madrugar mucho. En dos horas y media estamos allí. 
1.Su casco histórico es un maravilla, por algo es Patrimonio de la Humanidad. Para entrar hay que subir unas escaleras que hay en la plaza mayor. Callejear por el cuando el sol deja de apretar es una lección de historia viva. Estilos artísticos se mezclan en sus calles que combina palacios e iglesias de igual belleza. 
2.La casa de las veletas alberga en su sótanos el aljibe almohade del antiguo Alcázar,entre los siglos XI y XII. No hay que perderselo. Además se está fresquísimo!! 
3. Las fachadass y sus emblemas guardan historias curiosas: como la casa del mono.
4 y 5.Unas migas en la Plaza mayor y un queso del casar nos alegrarán la noche. Si somos más sibaritas el restaurante Atrio es un templo de la modernidad gastronómica.
6 Para dormir el NH palacio Oquendo, muy céntrico y bonito.


Tercer día. Mérida romana.  Un trayecto de 76,5 km, 1 hora, y ya estamos en Mérida. Os propongo que me sigais en este trayecto circular que nos permitirá ver lo mejor de lo mejor. 
1 Empezaremos visitando el puente romano y el río Guadiana. Un regalo para la vista. 
2 Cruzaremos las calles más céntricas de camino al corazón de la ciudad: el teatro romano. Habrá que verlo por la mañana y regresar por la noche cuando haya función. 
3.En frente el museo nacional de arte romano nos depara alguna sorpresa.
4.Las terrazas de esta zona son un buen sitio para reponer fuerzas.
5 Nos encaminamos al circo. No es el Coliseo, pero poco le falta. Podremos revivir los juegos de gladiadores y leones sobre la arena.
6.Y ahora a descansar un poco antes de el espectáculo nocturno en el teatro. Su festival de teatro clásico en los meses de julio y  agosto es una cita con la historia que si duda disfrutarás. Creo que pocos entornos son más idóneos para visitar a los clásicos griegos o romanos. 

Cuarto día. Sevilla, a 189 km, aproximadamente a 2 horas de Mérida, es nuestra última parada.
1Un paseo junto al río desde el puente de Triana a la Torre del Oro nos hace entrar en ambiente. 
2 Si en Santiago nos despedía una catedral en Sevilla nos recibe otra famosa por su Giralda.
3  Desde allí nos abrimos camino al frescor de los Reales Alcázares, donde merece la pena demorarse un poco en visitar sus jardines interiores y exteriores, si el calor no aprieta mucho. Frente a la catedral, el Horno de San Buenaventura del año 1385 ( y no es una errata) es el sitio ideal para tomar un descanso. 
4Y nos adentramos en el barrio de Santa Cruz. Seguro que te enamora. Lo mejor es que te dejes llevar por tus pies hasta que te canses. No dudes en asomarte a los patios de las casas que tengan la puerta abierta, algunas esconden tesoros. Y entonces, te tomas una cerveza en una terracita.
5 Para terminar el día, os recomiendo un paseo por el fresco parque de María Luisa y si aun hay energías por la Plaza de España.
6 Como fin de fiesta visita un tablao. Será una experiencia.