lunes, 1 de julio de 2013

Cinco días en Estambul. Catorce imprescindibles.



Estambul es un destino tan exótico como promete su nombre. Puerta de oriente o de occidente, según desde que lado llegues, es un punto de confluencia de culturas y religiones que ofrece un espectáculo en sus calles y mercados digno de ver. Sus mezquitas ponen la piel de gallina y el paisaje del Bósforo fascina. Qué más se puede pedir: buena comida y habitantes simpáticos. Pues también!



Primer día. Sultanahmet al atardecer.


1. Sultanahmet.Si llegas a media tarde, instálate en tu hotel (que debería estar en la ciudad antigua) y no pierdas tiempo, pasea hasta la plaza de Sultanahmet, donde podrás ver a la luz del atardecer la mezquita azul (no es azul) y Santa Sofía. Un primer contacto que te impactará. Espera a que salga la luna sentado en los bancos de madera.
Aun estas a tiempo de ir a tomar un kofte para cenar (especie de hamburguesa riquísima) al Sultanahmet Koftecisi (pone since 1920) en la calle Divanyolu Caddesi 12A, (la calle principal por la que circula el tranvía). Si tienes un presupuesto más alto date un homenaje de bienvenida en La Medusa en Yerebatan Caddesi No:9, tiene una terraza ajardinada que es una maravilla.





Segundo día.Tras los pasos de los sultanes otomanos.


2.Mezquita azul. Será nuestro primer contacto con una mezquita. Prepárate a descalzarte (mejor ir con calcetines) y meter tus zapatos en una bolsa de plástico que te dan. Las mujeres debemos cubrirnos la cabeza, allí te dan un paño verde, pero yo recomiendo llevar un fulard. Desde luego nada de minifaldas, shorts o escotes exagerados (como en el Vaticano). Entraremos por la puerta de turistas y es importante llegar temprano, a la hora de rezo interrumpen las visitas. Sabrás cuando es por las llamadas de los muyaidines en toda la ciudad. Algo muy llamativo.

Y una vez dentro, a disfrutar.La luz del sol y las cristaleras componen todo un espectáculo. Demórate y enamórate. La entrada es gratis, pero al salir piden un donativo.


3.Palacio Tokapi. Abre de 9 a 17:00 todos los días, menos el martes. La entrada cuesta 25 LT. Hay taquilla automática, para que no esperes cola. Al entrar ve directamente al harén (otros 15 LT). Si alquilas un audioguía aprovecharás más la visita. Aunque el harén y el tesoro son lo más concurrido y solicitado, a mi me encantaron las vistas al Bósforo y los pabellones pequeños. Piérdete por los jardines, es muy grande... y encontrarás tesoros; un quiosco de verano, una piscina... Durante 400 años los sultanes otomanos pisaron por estos mismos suelos y compartieron con sus hijos, concubinas y sirvientes, estas salas.

Cuando salgas de aquí estarás agotado. Se impone un tentempié y un descanso. Te recomiendo que vayas hasta Divanyolu Cadessi y subas a alguna de las terrazas de sus restaurantes, mucho mejor que las mesas de la calle. Justo en una esquina, entrando por una tienda de alfombras, un ascensor te subirá a una terraza encantadora donde degustar unos mezzi (entrantes variados y deliciosos).



4.Bósforo. Ya repuestos nos disponemos a terminar el día con un placentero paseo en barco. Bajamos al puerto de Eminonu y tomamos el paso subterráneo de la plaza. Del otro lado, a la izquierda del puente, veremos barcos que ofertan paseos. Diez liras y hora y media está bien. La vista de los palacios y casas de veraneo del Bósforo y las mezquitas a la caída de la tarde, es impresionante.


El día ha sido largo, solo queda cenar. En la calle Divanyolu hay un restaurante especializado en cocina otomana. Pides en un mostrador la comida que ves en la cocina, te sirven y te sientas a comer. Estupendo!

Nuestro día otomano acaba, si aun te quedan fuerzas una copa en la terraza del Hotel Adamar, en Yerebatan, con las mejores vistas que puedas soñar. A la cama con las mil una noches...




Tercer día. Paseo por la historia


5 Santa Sofía. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del papa. En 1453 fue tomada por el Imperio Otomano y convertida en mezquita. Los otomanos dotaron a la iglesia de cuatro minaretes, una escuela teológica y un comedor. Hoy es un museo, así que se entra sin velo y con zapatos. Y pagando 25 LT. (cierra los lunes).Es inmenso y tiene unos mosaicos espectaculares. Merece la pena alquilar audioguía. Tampoco hay que perderse la segunda planta.



6.De camino a la siguiente mezquita, pararemos a tomar un te en el Corlulu. (se puede hacer este tramo en tranvía). Antigua escuela coránica. Un rincón muy peculiar. Se trata del patio de Çorlulu Alí Pasa, situado en la calle Yeniçeriler, en la esquina con la calle Bileyciler.Un remanso de paz, donde también se puede fumar el tabaco aromatizado narguile en pipas de agua.


7. Mezquita de Suleiman o Mezquita de Süleymaniye, es nuestro siguiente destino. Está en Sami Onar Caddesi, en lo alto de una colina. hay que subir!!! Es la segunda mezquita más grande de la ciudad de Estambul y está situada en la parte alta de una colina sobre el Cuerno de Oro, lo que la hace visible desde numerosos puntos de la ciudad. Impresiona su blancura y luz. Ojo a las horas de rezo! Los aseos están espectacularmente limpios!!!

8.Bajamos la colina a pleno sol y decidimos refugiarnos en las Cisternas. Qué fresquito!!!. Hablo de la Cisterna Basílica en Yerebatán cadesi, un estructura sumergida que parece un palacio misterioso.


La hora de comer se acerca ya. Bajamos a Eminonu a tomar un bocadillo de caballa en los puesto ambulantes y una limonada. Puro Estambul!!!

9. Torre Galata. Cruzamos el puente y tomamos el funicular que se llama tünel. Nos sube hasta una plaza y desede allí tomamos la calle que baja. Hacia la mitad a la derecha en Büyük Hendek Cd, está la torre. Son 10 LT la entrada. Un ascensor te sube a la terraza. Vistas impresionantes. Ya anochece.

Esta noche cenaremos pescado en el barrio de los pescadores: Es el barrio de Kumkapi, a cinco minutos a pie de Sultanhamet. Una placita muy turística y llena de restaurantes, aunque aún conserva rincones de lo que debió de ser su origen marinero.  Las sardinas están muy buenas.



Cuarto día. Compras.


10. Gran Bazar.Aunque no te guste ir de compras disfrutarás en el Gran Bazar. Es precioso e inmenso!!!. El regateo es imprescindible. Si pagas en euros obtienes mejores precios. La cuarta parte de lo que te piden incialmente es una buena oferta. Bolsos (los de imitación de Vuitton los venden de tapadillo), babuchas, camisetas, ropa de cuero,,,, y mucho más.hay cafetines encantadores, aunque bastante caros.


11. Bazar de las especies. Más pequeño que el Gran Bazar. No te vayas sin comprar especias y dulces: las famosas delicias turcas. La baklava es fantástica. También hay pistachos. Con lo que compramos ya comemos.

12. Al salir del bazar de la especias acabamos junto al mar, en la plaza de la Mezquita Nueva . Es una de las pocas que permite la entrada de turistas durante la oración. Merece la pena ser testigo presencial. En la esquina de la plaza, un cafetín sirve café turco tradicional con bombones.

13. Antes de regresar para buscar donde cenar, una mezquita más. Un poco desconocida pero con una entrada misteriosa. La Mezquita Rüstem Paşa está Hasiicilar Cad, Eminönü, se entra atravesando un bar. Tiene unos azulejos preciosos.

Y ahora sí, retornamos ( a no ser que apetezca repetir crucero por el Bósforo, genial a esta hora) para cenar en el Kybele Restaurant, en Yerbatan Cad.35 | Sultanahmet. Un lugar precioso y un servicio encantador. Te gustará.



Quinto día. Mundo antiguo.

 14. Si aun queda medio día libre, podemos dedicarlo a visitar el museo arqueológico de Estambul. Ubicado entre el Palacio Topkapi y el Parque Gülhane. El Sarcófago de Alejandro y Sarcófago de Meleagro son impresionantes. La entrada cuesta 10 LT. Si tienes un iphone no te hace falta audioguia. Y con esta visita cultural terminamos el viaje. Con ganas de volver. No hemos ido a la parte nueva porque había manifestaciones de protesta.



Otros consejos.
Documentación  para entrar en Estambul
Los españoles pueden viajar con DNI, siempre que no vaya a caducar en tres meses.
Hace falta un visado. Se puede comprar en el aeropuerto al llegar (hay cola y son 15 eur) o también por internet en esta página. Hay que ir al visado antes que a recoger las maletas. 
 El papel del visado con el sello hay que entregarlo al salir del país cubierto con nuestros datos. 
Al regresar hay que ir al aeropuerto con tiempo (hay dos aeropuertos en la ciudad el más próximo al centro es el Ataturk). Los trámites de seguridad son lentos. Hay una cola nada más llegar para revisar equipaje antes de facturar las maletas. Hay servicios de autobuses desde los hoteles al aeropuerto por 5 euros. Preguntar en el hotel.
Para comprar bolsos de imitación en la tienda de Finito de Córdoba (junto hotel Adamar) hablan español, tienen surtido y precios similares al Gran Bazar. 
Turkish airlines vuela a Estambul desde distintas ciudades españolas a precios competitivos.
El mejor barrio para escoger hotel es Sultanahmet.Yo estuve en el Adamar Hotel. Amables y muy bien situado. Terraza de desayunos con vistas increíbles. Habitaciones pequeñas.